jueves, 18 de septiembre de 2008


Tu Acelerador Espiritual





Primero que nada es conveniente precisar el sentido que usaremos de esta expresión, ya que tiene diferentes significados. En sentido general el Reino de Dios es todo aquel lugar donde se vive la justicia, la paz, el amor y la verdad; pero en otra acepción puede significar la persona de Jesucristo, o en otra también puede hacer referencia a la Iglesia como semilla del Reino y por último, en otro sentido haría referencia al Reino escatológico.
Cuando aquí nos preguntamos si podemos acelerar la venida del Reino estamos diciendo que si nosotros podemos hacer algo para que Jesucristo reine mas pronto en nuestra vida, familia, Iglesia y sociedad. Esto es de una enorme importancia, puesto que muchas bendiciones de Dios las podríamos obtener más rápido.

¿Te das cuenta lo que estoy diciendo?

Para que quede claro lo diré más directo:
¿En cuánto tiempo te gustaría que tus metas pastorales se lograran?
¿Qué tan rápido quieres mejorar en tu vida familiar?
¿Con qué rapidez deseas que en la Iglesia avancemos en algún aspecto?
¿Piensas que es urgente que haya una sociedad mas justa, con menos miseria y con mas presencia de Dios?

Si tu respuesta es: "si, yo quiero que esto suceda mas pronto", entonces es necesario que conozcamos y pongamos en practica las actitudes indispensables para poder lograrlo.Bienvenido.

Lo primero que debemos tener es una total seguridad de que el Reino de Dios si se puede acelerar. Sí. Leyó usted bien. Hay que empezar a quitarnos de la cabeza frases como "no se puede", "es muy difícil", "ya lo intentamos", "aquí la gente es fría", y otras frases por el estilo o incluso otras que suenan muy religiosas, como las ya famosas: "así lo quiere Dios" o cuando viene poca gente la famosa frase de: "muchos son los llamados y pocos los elegidos" Ese es un buen pretexto que no falla.

Recuerdas que fue lo que paso en las bodas de Caná cuando una mujer llena de amor, de servicio y de confianza en Jesús logro acelerar el Reino. Sí. Esa gran mujer fue nuestra madre María. Ella no tuvo actitudes de conformismo como las que ya mencionamos, al contrario, ella tuvo la osadía de lanzarse cuando nadie lo hizo o no sabían como hacerlo. Tan lo "acelero" que el mismo Jesucristo dijo:

"...todavía no ha llegado mi hora"
Jn 2,4

Pero aun así hizo el primer milagro de su ministerio convirtiendo el agua de las tinajas en vino. María adelanto la hora de la manifestación de su poder y mesianidad. Y si nosotros también queremos hacerlo una condición indispensable es seguir su ejemplo de confianza total en Jesús.
Tan podemos adelantarlo que todos los días en todo el mundo estamos diciendo en el Padre Nuestro:

"v e n g a a n o s o t r o s t u R e i n o".
(Mt 6,10)

Salgamos al encuentro del Reino de Dios dejando a un lado la pasividad y conformismo en lo personal, familiar, eclesial y social. Si la situación se encuentra mal es por que en gran parte hemos colaborado al permitir que eso suceda.

Como el Papa lo mencionó en su visita a Cuba:

«Hay que decidirnos a ser protagonistas de nuestra propia historia»
Constructores de una Iglesia mas santa y comprometida; constructores de una sociedad más justa; constructores de un mundo nuevo... es tiempo de meter el acelerador y dejar de llevar la vida en primera o segunda velocidad. Peor aun, algunos líderes llevan su acción pastoral en neutral o están pensando en retirarse metiendo reversa.

Así como un carro no se puede llevar durante horas en pura primera porque terminaría dañándose. Tampoco podemos realizar nuestro apostolado con la misma calma de siempre como si no hubiera prisa por lograr establecer el Reino de Dios entre nosotros. Ten ánimo y lánzate a vivir con intensidad el servicio que el Señor te ha dado. No es tiempo de vacaciones espirituales sino de vivir con el coraje de los santos urgente para el tercer milenio.

Ten siempre presente las palabras de Jesucristo:

" El Reino de los cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan ".
Mt. 11,12

Pregúntate hermano(a):

¿En que velocidad estoy llevando mi cristianismo, mi servicio y mi liderazgo?
Si no vas rápido no te preocupes. La verdad es que no importa mucho en que velocidad actualmente lo estas llevando, sino en cual la quieres llevar de ahora en adelante.

Es tiempo de meter el acelerador espiritual...

Dios te siga bendiciendo en abundancia.

Recuerda que debes de luchar por conocer, vivir, predicar, celebrar y defender tu fe para ser un auténtico cristiano.

3 comentarios:

Dayrin P. dijo...

Realmente creo que esta página sera de mucha bendición para las personas que la visiten y que el concierto de son by four sera de mucha bendición para Sanarate

Jeraldine dijo...

creo que a muchas personas que visiten esta pagina quedaran fascinadas como yo y ese concierto traera mucha bendicion a sanarate... Que Dios te Bendiga

Anónimo dijo...

Espero que al igual que yo todos los que lean este articulo esten dispuestos a meter el acelerador... y comprometernos mas con Dios.